Hoy vamos a hablar de un tema muy recurrente Starr 080209-2655 Cynodon dactylonen nuestra zona, que es el combate de la gramilla (Cynodon dactillon). Y digo “Nuestra Zona” ya que esta es una especie utilizada con frecuencia en otras situaciones geográficas donde los inviernos son mas benignos y permite ciertas licencias.

Una vez dicho esto, y con todas las advertencias realizadas, podemos comenzar a buscar métodos para eliminarla.Antes que nada, recordemos que la gramilla es una gramí­nea muy rustica, resistente a la salinidad, falta de agua y suelos pobres, tiene reproducción sexual y asexual (semillas, rizomas, estolones, etc) y además es altamente invasiva, siendo capaz de “ahogar” otras especies debido a su crecimiento vigoroso. Digamos, es muy brava, y tiene 33 de mano.

Podemos encontrar metodos quimicos (no muy amigables con la naturaleza) y metodos fisicos (labores culturales varias).

El producto químico por excelencia para el combate de gramilla (y cualquier otra mala hierba) es el Glifosato. Este es un herbicida TOTAL, por lo que donde caiga va a matar, sin discriminar a nuestras queridas petunias, la malévola gramilla o el mejor Ryegrass inglés… Personalmente lo he utilizado al 3%, es decir, 30 ml por litro de agua, y me ha dado buenos resultados.

Cynodon dactylon tallorastrero 2010-5-26 DehesaBoyalPuertollano

Por si queres saber, este herbicida funciona inhibiendo la síntesis de aromáticos a nivel celular, lo que termina por matar al vegetal por deficiencias metabólicas. Por eso es importantísimo destacar que para que el glifosato funcione, la gramilla tiene que estar viva y experimentando un crecimiento vigoroso. Esto le permite ingresar por las hojas (única forma de ingreso al vegetal), producir su efecto herbicida en toda la planta y terminar matándola intoxicada en sus propios metabolitos (que irónico, no? La gran mayoría de los biocidas actúan de esta manera, matándonos en nuestro “propio jugo”). Este proceso es ideal para manejar a la gramilla, ya que mata no solo la parte aérea, sino también los estolones y rizomas, terminando completamente con toda la gramilla activa.

Entonces (porque ya me fui por las ramas), para que funcione a la perfección, la planta tiene que estar vivita y coleando (tanto como sea posible para una planta aparentemente inanimada, demostrar su viveza y el movimiento de su cola), por lo que hay que regarla en abundancia durante al menos una semana, como engañándola a que salga de su escondite para luego traicionarla cruelmente (perdón si me pongo sentimental, me siento una mala persona por engañarla a ella, tan bonita que era)…

Debido a que es un proceso de intoxicación lenta, la planta demora al menos una Starr 080209-2654 Cynodon dactylonsemana en morir, incluso puede recién comenzar a demostrar síntomas en este tiempo. Luego de un tiempo prudencial, digamos 15 días luego de la aplicación (a hora mojada, cuando comienzan a caer gotas), y viendo que la planta esta completamente muerta, recién comenzamos a retirar (azada de por medio) todos los restos de planta, intentando quitar raíces profundas y estolones en su totalidad; no es de extrañar que un poquito de vida quede en esas profundidades y al cabo de unos meses aparezca nuevamente, “como grama por su casa”…

Un enfoque diferente, evitando químicos, pero mucho mas laborioso es el trabajo mecánico, es decir, pelearla a pala y azada. Esto solo sirve para pequeños brotes y es impracticable en largas extensiones. Básicamente consiste en agotar las (abundantes) reservas de la planta mediante el daño mecánico sistemático: en varios meses deberíamos estar diezmándola, si es que no sufre igual o peor suerte con anterioridad, nuestra voluntad. Hay quienes usan gallinas, pavos o chanchos en situaciones controladas (en corrales transitorios), pero no tengo demasiada experiencia en el tema ya que falla en el aspecto ornamental del proceso…

Es importantísimo tener en cuenta que todos los restos vegetales tienen que retirarse del lugar ya que la planta esta viva o latente, y un trocito de raíz que caiga en nuestro césped, brotará apenas encuentre condiciones adecuadas siendo un foco de infestación importante y difícil de observar en sus primeras etapas.

Por ultimo, otra opción amigable con el medio ambiente es la utilización de mulch, es decir, un plástico (si me leyera mi profesor de Taller agrícola me agarra del cuello) o mejor dicho, polietileno, negro o translúcido, que se coloca sobre el lugar afectado. La planta va a intentar crecer estimulada por la acumulación de temperatura, pero este mismo proceso físico la va a liquidar porque el calor acumulado la va a “quemar” a la larga.

Formas de matar la gramilla hay muchas, todo depende la verdadera necesidad de cada uno. Si llegaron hasta aquí, los invito a contarme alguna experiencia al respecto!

Tagged with:
 

3 Responses to Como combatir a la gramilla, o “Este pasto me da mala espina”

  1. Nora Salinas dice:

    Muy interesante!!

  2. Ricardo dice:

    Una consulta ya que tengo el “jardin” lleno de gramilla y no quiero empezar a acomodarlo antes de sacarla totalmente, el Glifosato, usado en el porcentaje que comentas, es perjudicial para animales??? O sea, le puede pasar algo al perro por haber puesto el herbicida? Quiero matar la gramilla nomas!!! Gracias!

  3. necu dice:

    Es cierto que a mucha gente (incluyendome) le parece interesante la gramilla como cubierta verde, mas aun cuando en invierno acompaña en el proceso natural al resto del parque con ese amarillo otoñal tan característico…
    Como que es “mas natural”, no?
    ¡Muchas gracias por dejar tu comentario!

  • RSS
  • Facebook
  • Google+
  • Twitter